jueves, 12 de febrero de 2009

Con las manos en la masa

Advertencia: El autor del blog, o sea yo, no se hace responsable ni por asomo de los posibles efectos secundarios que pueda provocar la lectura del siguiente post. No obstante, el antes mencionado autor (yo una vez más), aconseja la utilización de un babero para la degustación de esta entrada. Para más dudas, consulte con su farmacéutico. Ahí queda dicho.



El motivo de esta entrada es daros a conocer el nacimiento de un blog de lo más sabrosón: la cocina de las killas, dedicado al fantástico mundo de la cocina de batalla, esa que nos alimenta y nos da energía para afrontar los duros días laborales. De paso, me permito una reivindicación: ¡Abajo la tiranía del perejil!¡Vivan los huevos con chorizo!
¡Uf! Qué a gusto se queda uno. En fin, lo de siempre, un abrazo y hasta el próximo.

1 comentario:

Monica dijo...

Viva, viva y viva!!!