martes, 10 de febrero de 2009

Una en la recámara

Antes de entrar en materia, quiero hcer una pequeña aclaración. El Salvaje Oeste fue, sobretodo y anteto, eso, salvaje. Sin embargo, (siempre hay un sin embargo), lo paradójico del tema es que, siendo como soy un enemigo acérrimo de cualquier tipo de violencia, también soy un enamorado del Western. ¡Qué le foy hacer! Siempre me han gustado las películas del 'Far West'. En cualquier caso, de una parte para acá, el mundillo del cine parece que se ha puesto las pilas y hay un empeño real en poner las cosas en su sitio. 'Sin perdón' abrió un camino que ha seguido con mucho acierto la genial serie 'Deadwood'. Y ahí está el quid de la cuestión.
El dibujillo este lo empecé hace tiempo y, como muchos otros, pensé que se quedaría olvidado. Pero el otro día, mejor dicho, la otra noche, que no podía dormir (como muchas tantas) comencé a hacer zapping y dí con un capítulo de la serie anteriormente citada y... ¡Patapán! Pues que me lié y aquí tenéis el resultado.


Estoy bastante contento con el dibujo, sobretodo por la ayuda inesperada de la 'tipo' que he usado, la bleeding cowboys, que me ha facilitado bastante las cosas. Es de last soundtrack, que no tengo ni idea de quienes son, pero hacen cosas muy interesantes con las fuentes.
'Pos ná'. Como siempre, un abrazo y... ¡Yipicajey!
Por cierto, la fuente se puede descargar aquí. Es para uso personal, pero en la web de last soundtrack, aclaran qué hacer, si se le quiere dar un uso comercial. (Sed legales)

3 comentarios:

Monica dijo...

ei! que guay!!

anacrus dijo...

Me gusta mucho esa textura que has conseguido para el cartel, la tipo es chula, y tus dibus guapos, como siempre

Albert Campillo Lastra dijo...

Gracias, Ana. A mí también me gusta la textura, porque, además, me resultó bastante difícil, conseguirla. (A veces pas). Por cierto, me ha gustado mucho tu reportaje de ilustraciones de plastilina. Soy un gran admirador de este tipo de trabajo, aunque ahora mismo no recuerdo a ningún artista, sí que me acuerdo de algunos libros de ilustraciones 'yanquis' en los que tenían un lugar destacado.
En quant a tú, Mònica, gràcies i molts petons (he, he!)